“Diario de una anoréxica”

Valérie Valère publicó en 1978 esta obra para dar a conocer de primera mano la angustia y el tormento que padecen los jóvenes atrapados en la anorexia nerviosa.

Un relato en primera persona, con un lenguaje nacido de la rabia, la impotencia y el autoaislamiento.

Y ya sabes: leer es siempre bueno.

“A los 13 años de edad, Valérie Valère fue internada en un hospital psiquiátrico de París víctima de una anorexia nerviosa. Dos años más tarde, la joven recogería en este diario sobrecogedor no tan sólo su particular visión de una experiencia inenarrable sino también el grito desgarrador de una niña ante un futuro incierto. Testimonio implacable del calvario que supone el tratamiento de una enfermedad que provoca graves secuelas físicas y psicológicas, Diario de una anoréxica no es, en palabras de la autora “una obra literaria. Describo mi propio sufrimiento”

“Diario de una anoréxica”
Valérie Valère
RBA
158 páginas
A partir de 13-14 años

“El Psicoanalista”

Escrito por John Katzenbach y publicado por EdicionesB, “El Psicoanalista” es un thriller que te engancha desde la primera página. Incluso me atrevería a decir que desde el momento que lo ves en la librería, y no sólo por la cubierta impactante que tiene. Sino por su “curioso” formato, ya que apenas mide 12×8,5 cm. Esta hecho en “papel de biblia”, lo que le hace muy ligero. Las hojas a pesar de ser hechas de este material son fáciles de pasar y no transparentan el texto. Con una lectura completamente horizontal,  una lectura continua.Un auténtico libro de bolsillo que en sus 816 páginas te hace involucrarte en la historia de principio a fin.

Un argumento cuidado que no deja que te pierdas en la historia en ningún momento.

“Frederick Starks, psicoanalista de larga experiencia y vida tranquila, recibe una amenaza anónima. Tendrá que emplear toda su astucia para averiguar quie es el autor de esa misiva que promete hacerle la existencia imposible. De no conseguirlo, deberá elegir entre suicidarse o ser testigo de la muerte de sus familiares y amigos”.

Y ya sabes: leer es siempre bueno.